Monigotes-Nacimiento

Ven, dame una originalidad, ven, corre, susurra una sonrisa. Veo caminar la hondura de una mirada que se desvanece entre la multitud que nos rodea. Esa es mía  porque yo la huelo, porque mi sensibilidad dolorosamente impresionable me obliga a alcanzar cualquier vestigio de vida. Luego una excitación me sobreviene y revolotea entre la intimidad de mi cuerpo. La maquinaria inicia su proceso. Tiempo, solo tiempo para exhalar la aflicción. Letras, ya las veo, y es entonces cuando me libero, cuando sonrío y veo la criatura que ha nacido entre borrones. Tinta, mucha tinta, y las grietas selladas de azul.

Montse Espinar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar