Testigo

Entonces…se escuchó un grito. Manuel entendió que no debía moverse. Nadie sabía de su presencia en aquella casa, acudió a recoger unos libros, por casualidad, como pudiera haber acudido otro día cualquiera. Allí vivía una compañera de curso y de vez en cuando se intercambiaban apuntes, acudió porque el destino, provocador y desafiante, lo quiso arrastrar. La puerta estaba abierta, y un silencio insinuante repiqueteó en su deseo. Pasó, no tenía que haber entrado en aquella casa, sin embargo pasó. Tan solo había recorrido la mitad del pasillo, cuando el grito de la que pudiera ser Marcela se escapó de un cuerpo agonizante, se abrió paso entre la afonía de la casa, y se precipitó sobre él. Manuel se agazapó tras una puerta. Aguantó la respiración, no quería ser descubierto, no podía salir por donde había entrado: demasiados pasos, demasiado camino. Aguantó con el latido del corazón golpeando cada una de sus sienes. Pom, pom. Aguantó, y mientras apretaba los ojos intentando esconderse como un niño pequeño, el ruido de la carne rajada le estremeció el cuerpo. Un navajazo, crasss, otro, crasss, oía la carne tirante, apretada en su intención de vida, para luego rendirse ante la violencia, para luego abrirse y abandonarse al último temblor. Supo que la sangre brotó, supo que aquello que dibujaban sus ojos ciegos, cerrados por el miedo, era un crimen: cuerpo sobre cuerpo, fuerza, resistencia y, al final, muerte. Lo supo cuando un olor ácido le sobrevino, un olor a hierro y limón. Aún resonaba aquel grito, aún le golpeaban las sienes, aún se hundía en el crass de la carne al dividirse… Excesiva espera, desmedido tiempo, segundos que farfullaban su agonía, desquiciantes: uno, dos, tres, cuatro… Mutismo estridente, ronquera negra, secreto manifiesto. Nada podía hacer. Notó humedad en los zapatos. Palpó con el temblor de sus dedos emboscados y descubrió un hilo de humedad que le recorría la pierna. El olor salado y un charco de orín en el suelo, descubrieron su debilidad.

Texto seleccionado por la editorial "La fragua del trovador", colección cuadernos de narrativa "Palabras contadas".